Clínica Nuba

Rinoplastia

La cirugía de la nariz o Rinoplastia es la intervención que modifica la estructura osteocartilaginosa que se encuentra bajo la piel y musculatura nasal, cambiando la forma de la nariz con el objetivo de crear más armonía entre la nariz y el resto del rostro.

También puede corregir los problemas respiratorios provocados por los defectos estructurales de la nariz. Así pues, se puede llevar a cabo con uno o ambos propósitos a la vez

La técnica que se emplea depende de las necesidades del paciente y es el cirujano especialista en la intervención quirúrgica el que decide la aproximación al problema del paciente.
La  intervención se realiza bajo anestesia general.
La edad para recomendar la cirugía es a partir de los 18 años.
La rinoplastia puede cambiar:

  • Asimetría nasal.
  • Corregir defectos o lesiones congénitas y/o reparación de defectos por traumatismos.
  • El tamaño de la nariz para que sea proporcional al resto del rostro.
  • El perfil de la nariz con protuberancias o depresiones visibles en el puente.
  • La punta de la nariz cuando es demasiado amplia, caída, puntiaguda o con forma de gancho. 
  • Cambiar la forma del dorso nasal.

El cirujano plástico puede realizar una Rinoplastia abierta o cerrada, según considere en cada caso:

  • Rinoplastia abierta: a través de una pequeña incisión en la columela – base de la nariz que separa las fosas nasales- se levanta la piel permitiendo al cirujano acceder al hueso y cartílago con mejor visión. Con esta vía de abordaje, la cicatriz es casi imperceptible.
  • Rinoplastia cerrada: mediante unas pequeñas incisiones en el interior de los orificios nasales, se moldea la estructura ósea y el cartílago de la nariz, que es esculpido con la forma deseada.

Cuando se completa la cirugía, se le coloca al paciente una escayola de yeso u otro material, que ayudará a mantener la nueva forma de la nariz. También se colocan tapones nasales en ambos orificios para evitar el sangrado y estabilizar el tabique nasal.

  • Después de la operación, hay que permanecer ingresado durante unas 24 horas, pero pasado este tiempo, generalmente, el paciente puede irse a casa siguiendo las precauciones que le recomiende el cirujano plástico. 
  • Durante las primeras 24 horas, es normal tener la cara hinchada y amoratada y que duela la cabeza. No obstante, todas estas molestias remitirán en aproximadamente 72 horas. 
  • Primeras 48h: tras la operación de nariz, el paciente llevará durante dos días una férula y unos tapones para estabilizar el tabique nasal. Dos días después de la intervención, puede retomar sus actividades diarias
  • Primera semana: la inflamación y el edema de la zona comienza a reducirse. A los 7 o 10 días se retirarán los puntos. Es recomendable el uso de la férula para dormir durante las dos primeras semanas.
  • Las primeras semanas no se debe practicar deporte ni realizar actividades que puedan ocasionar lesiones en el rostro o la nariz. 
  • Tampoco, durante los siguientes uno o dos meses, se podrán usar gafas ni exponerse directamente al sol, ya que el calor intenso no permite que baje la inflamación y se puede pigmentar la piel. 
  • No tomar el sol hasta transcurridos dos meses.
  • Primer año: tras la intervención, el paciente puede realizarse revisiones con el cirujano plástico.
  • Visibilidad de mejoría : Al mes con mejoría evidente máximo a los 6 meses.
  • Los resultados de la rinoplastia son definitivos pero si el paciente lo desea pueden hacerse, pasado el año, pequeños retoques. La cirugía con la que se realizan estos retoques, sin embargo, no tiene la envergadura ni la complejidad de la primera rinoplastia.
  • Respecto a las marcas de la operación, en la rinoplastia cerrada las cicatrices van por dentro por lo que no se ven y en la abierta solo es visible la cicatriz de la columela y pasados unos meses es imperceptible.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Language

Pide una cita

Te contactaremos de la manera que más te convenga para fijar una hora e informarte sobre todo lo que quieres saber!

Pide más información

También puedes solicitar un diagnóstico gratuito en el que podamos evaluar el tratamiento que más te conviene. Sin compromiso