Clínica Nuba

TIPOS DE CELULITIS Y CÓMO TRATARLA

Dra. Svetlana Juc

Dra. Svetlana Juc

Especialista en medicina estética

Fecha

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
VK

Contenido

¿Qué es la celulitis?

La celulitis es un término para la formación de bultos y hoyuelos en la piel, es una afección cosmética de la piel muy común. Ocurre cuando la piel que recubre ciertas áreas de grasa es empujada hacia los tejidos más profundos por bandas de tejido conectivo. Esto crea una superficie irregular. La celulitis puede afectar tanto a hombres como a mujeres, pero es más común en mujeres, debido a las diferentes distribuciones de grasa, músculo y tejido conectivo. Entre el 80 y el 90 por ciento de las mujeres probablemente experimentará celulitis.

La celulitis también se conoce como piel de naranja, debido a su textura. Una dieta baja en grasas, dejar de fumar y un estilo de vida activo pueden ayudar a reducir la incidencia de celulitis. 

¿Tienes la piel irregular y con bultos en las caderas, los muslos o los glúteos? Esto puede ser un signo de celulitis.  En este artículo te diremos las posibles causas y cómo deshacerte de ella.

Tipos de celulitis

Existen varios tipos de celulitis, para tratarla primero necesitamos saber de qué tipo se trata, ya que para mejorar su aspecto o deshacerte de ella, es necesaria la combinación de varios elementos como una buena alimentación, ejercicio y tratamientos. Sentimos decirte que no existen los tratamientos milagro que prometen que en dos días te va a desaparecer la ‘piel de naranja’, todo requiere su tiempo.

Grado 1: Celulitis blanda

También conocida como celulitis flácida. Puede aparecer por antecedentes genéticos, puede agravarse si se lleva una vida sedentaria y puede aumentar con la edad o al engordar. Este tipo de celulitis puede parecer flácida y blanda a simple vista y se mueve al andar o al cambiar de posición, también puede hacer que la piel luzca algo desigual. Donde suele aparecer normalmente es en las piernas, glúteos, muslos y la parte superior de los brazos. 

Grado 2: Celulitis fibrótica (o dura)

Es un tipo de celulitis bastante frecuente en personas jóvenes, sobre todo mujeres y puede aparecer incluso en gente que practica deporte de forma habitual, ya que puede ser debido a un desajuste hormonal. El aspecto de la piel es granulado, formando el efecto de ‘piel de naranja’ y se puede sentir un dolor muy leve al tocarla. Es muy frecuente en los muslos. Cuanto antes se trate este tipo de celulitis más fácil será deshacerse de ella.

Grado 3: La celulitis edematosa

Se debe a una mala circulación sanguínea y por la retención de líquidos, así como una dieta alta en carbohidratos y sodio. Es el tipo de celulitis más severa. Provoca flacidez, apariencia gelatinosa y puede llegar a producir dolor en la piel al tocarla o al estar sentado durante un largo período de tiempo. La celulitis edematosa suele ser más frecuente en personas que hacen poca actividad física o que llevan una vida sedentaria. Se centra principalmente en las piernas, especialmente en los muslos, rodillas y gemelos. 

TRATAMIENTOS

Mesoterapia

En la mesoterapia corporal para el tratamiento de la celulitis se inyectan sustancias drenantes, lipolíticas, anticelulíticas, tensoras, reafirmantes según el caso y tipo de celulitis. Es uno de los tratamientos más conocidos para combatir la grasa localizada y la celulitis, además de ser uno con los que más rápidamente se ven sus resultados.

Masaje drenante linfático

Se trata de un masaje manual que consiste en presionar la piel en unas direcciones concretas basadas en la estructura del sistema linfático, para facilitar la circulación linfática. El líquido del sistema linfático ayuda a eliminar los desechos y las toxinas de los tejidos corporales. También puede reducir la hinchazón y mejorar la circulación en todo el sistema linfático. 

Una de las funciones del masaje linfático es la mejora de los edemas, por esta razón resulta muy útil para el tratamiento de la celulitis edematosa.

Carboxiterapia

Es una de las técnicas más aplicadas para combatir celulitis, flacidez y grasa localizada.

Consiste en la infiltración subcutánea de dióxido de carbono (CO2)  en la zona a tratar, el organismo detecta este exceso de CO2 y reacciona enviando sangre a la zona para intercambiar el CO2 con oxígeno. El CO2 sobrante se elimina a través de la respiración.

Entre otros efectos destaca sobre todo la vasodilatación inmediata,  restablece la microcirculación, aumentando con ello la cantidad y velocidad del flujo sanguíneo, para romper de esta forma el círculo vicioso que deriva en la aparición de grasa localizada, celulitis y flacidez.

Language

Pide una cita

Te contactaremos de la manera que más te convenga para fijar una hora e informarte sobre todo lo que quieres saber!

Pide más información

También puedes solicitar un diagnóstico gratuito en el que podamos evaluar el tratamiento que más te conviene. Sin compromiso